Monday, October 22, 2007

Sociología gym

Llevo algo más de un mes yendo al gimnasio. Un poquito cansado de salir a correr todos los días, le empecé a dar al gym por probar. Balance bueno por ahora. Aunque he perdido fondo y resistencia, también es cierto que he ganado en fuerza y en palidez. Y no me resulta tan aburrido como esperaba, en parte porque puedes observar a un montón de gente. Vamos a clasificarla en grupetos:

- Púberes gordos/as: Evidentemente están ahí porque sus padres les obligan. No me cuesta nada imaginar cómo llegaron a ponerse fondones viendo como se ejercitan en el gym la mayoría de ellos. Hay excepciones honrosas, no obstante. Y el que se esfuerza obtiene resultados. En un mes hay uno de ellos que está en un peso mucho más homologable. Luego hay otro que tiene la camiseta del Barça que dan ganas de meterle una h*stia por vago y por quemar el dinero de sus padres de forma tan vergonzosa.
- Pesas people: Hay un montón de tipos, los más hinchados, que no abandonan la zona de las pesas. Son los que más socializan con otros seres humanos ya que no salen de su radio de acción de 20 metros cuadrados. Se ayudan los unos a otros y nunca tienen conversaciones inteligentes. Si son tan sacrificados en otras facetas de la vida como lo son para levantar mancuernas les auguro gran éxito. El otro día vi a uno muriendo en un ejercicio en el que sólo movía la muñeca. No me j*das.
- Monitores: Hay uno que se parece a Jorge Fernández que se lo curra ayudando a la gente. El resto pasa bastante del trabajo. De hecho, estoy empezando a dudar de si en realidad son monitores o es una impresión que tuve yo los primeros días... Pues igual va a ser eso.
- Hot b*tches: Abandonan la clase de aerobic, step o alguna de esas m*erdas y entran en la sala común por alrededor de 40 minutos. Sorprendente el bajísimo número de hachazos que reciben. Y eso que es un gimnasio con nulo ambiente gayer.
- Veterans: Hombres normalitos a simple vista que resultan ser la bomba. Mueven pesos espectaculares en las máquinas y suelen tener pecho palomo. Algo humillante cuando luego te toca poner la tercera parte de peso de la que ellos estaban utilizando en el mismo aparato.
- El gitano: Disciplinado y serio, pero con dudosos hábitos higiénicos. La única persona a la que he visto echarse gomina sobre pelo sudado.
- Ass girls: Únicamente usan las máquinas en las que se trabajan músculos de la cintura para abajo. Son las más facilitas y sólo las utilizan habitualmente chicas. Bueno, y también el niño de la camiseta del Barça, que ya os digo que es para darle una h*stia.

(Miedo conjurado: Uno de los grandes sustos a la hora de hacer ejercicio es un gimnasio es si no se te escapará un pedo al hacer fuerza en alguna máquina. Por ahora éxito total en ese sentido. Eso sí, diré que la máquina de fortalecer la zona femoral tiene mucho peligro. Watch out!)

(Off-topic: Jorge Lorenzo es subnormal total, pero no consigo odiarle a bloque porque se parece demasiado físicamente a mi. También porque es tan claro que está interpretando un papel que ya da cosica. BTW, tiene escrito "voy a acabar mal" all over him).

AGUR!

7 comments:

Chazman said...

Me parto.. Yo voy al gym a la hora de comer, ya sacaré algún que otro personaje tipo.
El que si te adelanto es el que podríamos denominar "monitor buitre". En mi gym se llama Sergio y los que vamos hemos desarrollado incluso un verbo, "sergiear". En qué consiste? Muy facil, consiste en mirar y entrar a todas las tías del gimnasio. Pero TODAS. Sin excepción. Y qué pasa si llegas tú por ejemplo con una amiga? Ahí viene lo más increíble, te conviertes en invisible. Si, si, la invisibilidad a los ojos de Sergio existe.
Yo no sé si son superpoderes de verdad o es un rollo de concentración desde pequeño, el tío es un fenómeno.
Ah, y lo mejor es que creo que su novia trabaja en el gimnasio!?

Haters said...

jaja sergiear es un gran verbo. A la RAE!

saltimbanco said...

y los que van única y exclusivamente a ver PIBONES?????
En esa categoría yo estuve incluido alguna vez, aunque advierto que con los pibones si las emborrachas y las engañas en algún sitio oscuro todavía... En el gimnasio no te las comerás en la vida.

Haters said...

Comment miserable del año.

Ale said...

Hagase mención que muchos de los niños gordinflas de hoy acabaran convirtiendose en los Pesas Boys del mañana; serán los que mas en serio se tomen el culto al cuerpo como vía de escape a los complejos de la adolescencia.

Un amplio porcentaje de ellos acabará aficionandose al kickboxing y similares, adoptando al Van Damme (ex niño gordo acomplejado, actual musculoca) como icono a imitar.

Satinam said...

se te olvidan el gran grupo de los "truchas". Estos son muy numerosos en mi gym. Se podrían confundir con los pesas-boys por sus actitudes territoriales en la zona de pesas y solo escudríñandoles atentamente podrás identificarlos. Bueno, en algunos casos salen a campo abierto sin ninguna precaución, siendo fácilmente reconocibles. A este subgrupo lo denomino "trucha-loca".
Pero yendo a lo que ibamos, este grupeto tiende a formar colectivos de 4 o 5 unidades, se prestan ayuda para levantar pesos que a mi me parecen imposibles - he desistido de llegar algún día a ser capaz de ello - y para ellos el gimnasio es como para mi el bar. El lugar donde charlar con los colegas, ver pitukis e incluso llegar a entrar a alguna. En fin... un colectivo importante en mi gym.

Antxon Garrogerrikabeitia said...

¿Qué es eso de que te da asco la camiseta del Barça?