Tuesday, March 20, 2007

Si dedicara la mitad del tiempo que emplea en plancharse el pelo a aprender a centrar, Sergio Ramos sería una estrella del fútbol

Sergio Ramos, defensa todoterreno del Real Madrid, es un candidato claro a padecer el Síndrome Guti. Es decir, ser bueno desde muy joven para no experimentar después ninguna progresión -- quizá distraído por asuntos ajenos al fútbol que se les presentan únicamente por el hecho de jugar al fútbol.

Un par de diferencias a favor de Guti:

1. Guti vive de su gran técnica, mientras que Sergio Ramos destaca por unas condiciones físicas fantásticas. O sea, que Ramos está a una lesión de convertirse en un jugador mediocre.
2. Guti no dice "asín".

AGUR!

3 comments:

Ale said...

Una reflexión demasiada sesuda para tratarse del Madrid. Al Bernabeu siempre le han gustado jugadores del corte de Sergio Ramos: rápidos, fuertes, y polivalentes. Es larga la lista de jugadores que duraron la tira de años vistiendo la blanca demostrando poco mas que testiculina y músculo (Benito, Camacho, Juanito,...). Luis Enrique lo tenía todo para convertirse en un icono, pero como muestra de que en los 90 el viento cambió a favor del Barça, sue fué antes de que explotase.

Haters said...

Al Bernabeu le gustan los españolazos, sí.

Anonymous said...

Sí, está claro que tu equipo no es el Madrid y rabias por tener un jugadorazo como es él. Sergio es un crack.