Friday, August 31, 2007

Flashback guay

Me ha venido un flashback de una conversación en un curro anterior años ha...

- Jorge (a un compañero que estaba escuchando música celta): Pfff. La música celta... La música celta es m*erda!
- Compañero (que aparentemente ya venía quemado con mis comentarios abrasivos): J*der, es que para ti todo es mierda! Es que ni siquiera dices "Yo creo que es m*erda"; dices "Es m*erda" y punto!

(Y un par de compañeras le dieron la razón, haciéndome un tres contra uno asesino. Pensé por unos días que me estaban haciendo mobbing y todo).

La verdad... Qué poco cambiamos las personas.

AGUR!

5 comments:

Álex E. said...

Lo peor es que tienes razón. La música celta es mierda.

Sue said...

Si eres tú el que dice "la música celta es m*erda" ya se entiende que "tú lo crees" o que "es tu opinión". Si lo dijera el Papa hablando ex cátedra sería infalible, pero si lo dice un compañero tocapelotas le sueltas un gruñido y te j*des. Qué gente tan susceptible.

Chazman said...

A mi también me jode que la gente no acepte una opinión. Me ocurre mucho con la música y el cine. Yo digo por ejemplo: el canto del loco es mierda; o también, Notting Hill es megamierda. Y la gente se ofende. En primer lugar es mi opinión, ok? Y en segundo lugar sólo hay dos tipos de cine, cine bueno y cine mierda. Y sólo hay dos tipos de música, la buena (de casi cualquier género) y la mierda. Y esos dos ejemplos pertenecen al segundo grupo, te guste o no. Al final es que ni hablo porque acabo llamando ignorante a la gente y ya la liamos...

Haters said...

Me he reído con vuestros comments, mierdas.

Hans said...

Toda la vida siendo dogmático y tan ricamente.
La gente, eso sí, y si no me conoce, a veces se enfada un poco; ejemplo gráfico: reunión de amigos con tres tipos que yo desconocía. Llega Hans y suelta -no recuerdo por qué- su famosa frase 'los perros, donde mejor están es debajo de los rosales' (debajo es bajo las raices, se entiende: constituyen un abono formidable). Carraspeos, toses secas: los tres tipos eran veterinarios, poco menos que de la Defensora de Animales. Casi me reciclan en abono a mí.
Fuera de esos casos, bien. Por lo demás, creo que suministra aún más placer cuando se añade, a la dogmaticidad, un punto demagógico que la hace inapelable.
P.S.: Sorry, Hater. Ya sé que prefieres tres ideas y un esquema, y que tanta palabra y barroquismo convierte este comment en mier*a, a tus ojos.