Thursday, September 04, 2008

Epopeya con el servicio de atención al cliente

Acabo de librar mi más grande batalla con un empleado de servicio de atención al cliente. Le he devuelto la pelota no menos de 10 veces cada vez que me soltaba el "Lamentablemente no podemos ayudarle" para ver si conseguía una solución. Lo he hecho usando todas las variantes posibles...

- Inflexible: Me da igual, yo quiero una solución.
- Puenteador: Pásame con alguien que me pueda ayudar.
- Macho Camacho: No pienso colgar hasta que no me lo arregléis.
- Simpático: Esto se está convirtiendo en una conversación circular jaja... Venga, necesito una solución.
- Humano: Olvídate que eres un empleado de la empresa y dime cómo me podéis solucionar el problema.

En último término fue todo en vano. Los servicios de atención al cliente son imbatibles. Es como lo que decía el gran Mitch Hedberg sobre jugar al tenis contra una pared... "I’ll never be as good as a wall. I played a wall once. They’re fucking relentless."

Lo mismo.

Mucha gente se queja de que pongan máquinas en vez de personas para contestar. La realidad es: No hay gran diferencia. El temple de esta gente es de tipo cyborg y el grado de concesiones que les puedes arrancar está más o menos a la altura de las de los republicanos con Franco en 1939.

Eso sí, al menos puedo decir que lo he peleado. Ahí queda eso y olé.

AGUR!

5 comments:

Huskie said...

Consuelate pensando que era imposible.

Well done, kid.

atandocabos said...

en el mismo caso, fui correcta aunque no amable.

una vez, en Aerolíneas Argentinas compré 2 pasajes aéreos por mostrador, es decir, fui personalmente.
Mientras los estaban imprimiendo -la compra con tarjeta estaba hecha- verificaban los datos en la pantalla:

-"vos sos tal? con documento tal?... "
- si si...
-"hay un problemita, no te podemos dar UNO de esos pasajes porque NO hay más lugar"
-cómo no hay lugar???? si ya los pagué, me acabás de cobrar 2 pasajes!?"
-"es que hice un cambio bla bla, tengo que reasignarte el asiento, y lo estás ocupando VOS MISMA".
- ehh?
- "se me duplicó tu "persona" en el sistema"... "lo siento, no puede ud. volar otro día?"

Haters said...

jajaja esa es muy buena. Merecería un post aparte con el título "Doble o nada".

Quique said...

El otro día, inmerso en un círculo vicioso como el que comentas, le pedí el nombre a la operadora tocapelotas y me dio su nombre de pila, Paula, pero no su apellido. Cuando le pedí el apellido me dijo que no tenía por qué dármelo (con un tono bastante chulesco). Claro, le pregunté si había más Paulas en el departamento, y me contestó, con un tonito de lo más cabrón "ufff, muchísimas", y acto seguido me colgó el teléfono. Es bueno que en España no se puedan tener armas en casa, habría ido a su puto call centre y la habría matado en ese momento.

Haters said...

Ojo, dicen el nombre al principio de la llamada. Hay que retenerlo y soltárselo en medio de la conversación como medida intimidatoria, en plan, "Me sé tu nombre, lo puedo usar contra ti si no me ayudas".