Monday, August 21, 2006

Las campañas publicitarias del Ejército molan porque facilitan el traslado de quillos desde tu barrio a Kosovo

Todo el mundo sabe que las campañas publicitarias que hace el Estado contra el consumo de drogas dan ganas de tomar cocaína y heroína. Son muy malas y contraproducentes, como casi todas las que se hacen desde instituciones públicas. No descarto que la masiva cantidad de incendios provocados en Galicia este verano tenga que ver con la pésima campaña de "El Total es lo que importa". Qué slogan de m*erda es ése?

Pero hay excepciones. Por ejemplo, las que hace el Ejército suelen ser de bastante calidad. Realización de buena factura, música decente y casting excelente -- porque aparecen chavales con look borderline-quillo, con lo que llegan a su target (los quillacos) sin asustar del todo a los que no lo son.

(Otra excepción fue aquella campaña que promovía el uso del preservativo hace 15 años. La Iglesia protestó mucho, pero siempre que eso ocurre lo más sano es hacerse los orejas. Como dijo el gran Rafael Azcona: "En caso de duda, hacer siempre lo contrario de lo que recomiende la Iglesia).

AGUR!

3 comments:

Nuria y Jose said...

los anuncios del estado, del ejercito y de la administración pública son pura chapuza y una mierda. No tienen ningún efecto y la peña hace lo que le sale de los huevos. Vivan las drogas, las velocidad y las putas.
a mamarla!

Haters said...

Nuria, no?

arbusto el guerrero said...

Las tías que salen en los anuncios del ejército son guapas: creo que esto no siempre se ajusta a la realidad. Además, hay un plano en el que la tía flirtea con un chico... en una biblioteca. Irreal, sin duda.